Hay preguntas que te marca en la vida, ¿ser o no ser?, ¿estudias o trabajas? ¿refrigeración líquida o por aire para mi PC?
Nosotros queremos centrarnos hoy en la que más nos interesa de todas ellas, la elección correcta del sistema de refrigeración para nuestro PC.

Lo primero que deberíamos conocer es por qué es tan importante la refrigeración de nuestro equipo.
Aunque pueda resultar evidente, debemos recordar que un sobrecalentamiento de los componentes de nuestro ordenador puede dañarlos gravemente o incluso de manera irreversible. Y dicho sobrecalentamiento es más probable cuando utilizamos nuestros equipos en largas sesiones de juego o si realizamos overclocking.

Primera duda resuelta. Sí o sí necesitamos instalar un sistema de refrigeración en nuestro equipo.

Pues ahora sólo queda elegir uno. ¿Sólo? Eso es lo realmente difícil. Acertar con la elección del sistema de refrigeración adecuado.

Refrigeración por aire

Aunque habréis oído hablar de que este sistema de refrigeración puede ser activo o pasivo, cuya diferencia reside en la presencia o no de un ventilador junto al disipador, lo habitual es que los sistemas de refrigeración por aire sean activos, es decir, que incluyan el ventilador.

Su función es la de expulsar del equipo, mediante la acción del ventilador, el calor “recibido” por el disipador. Un disipador es un componente formado por aletas de aluminio y tubos de cobre (pueden variar en su número) que sirve para disipar el calor producido por otros componentes del equipo. Gracias a los tubos o heatpipes, que son grandes conductores del calor, y de las aletas, cuya cantidad y superficie influirá en el grado de disipación del sistema, el calor producido por la tarjeta gráfica o el procesador se reducirán sustancialmente, permitiendo al ordenador trabajar de manera ininterrumpida, aunque su temperatura aumente.

Refrigeración aire

Refrigeración líquida

Pues sí, aunque pueda parecer una contradicción introducir tubos por los que circula líquido en un ordenador, el poder refrigerante de los mismos los convierte en la opción prioritaria a la hora de combatir el sobrecalentamiento de un equipo.

Utilizando un sistema de refrigeración líquida podemos conseguir disminuir considerablemente la temperatura del ordenador a la vez que reducimos el ruido producido por el calentamiento de los componentes.

Un sistema de refrigeración líquida AIO es un circuito cerrado por el que circula el líquido refrigerante que enfría el disipador de la CPU que es el componente del kit que está en contacto directo (pasta térmica mediante) con el procesador. El líquido caliente que se genera por el contacto con el procesador continúa su viaje a través del circuito hasta el radiador donde los ventiladores volverán a enfriar el líquido para empezar el circuito de nuevo.

refrigeración agua

Como veis, ambos sistemas cumplen con el objetivo para el que son utilizados, reducir la temperatura de los componentes del ordenador. Pero de vosotros dependerá elegir uno u otro en función de las diversas variables que hemos comentado. Eso sí, tened en cuenta siempre la calidad de los componentes y la garantía que ofrecen para no enfrentarse a sustos inesperados.

Con ABYSM, ambos requisitos se cumplen ya que se elija la refrigeración que se elija, cuenta con componentes de la mayor calidad y una garantía de 5 años.

Porque la refrigeración de tu ordenador no es un juego.