Os lo habíamos venido anunciando y por fin, el 9 de mayo, celebramos la primera sesión del encuentro hardware más clandestino del panorama gaming, el Deeplab de Abysm.

Los asistentes a este primer encuentro fueron invitados por ser no sólo participantes muy activos en las redes sociales de la marca sino grandes amantes del hardware de calidad. Y por supuesto, creadores de contenido deseosos de conocer de primera mano el producto de Abysm.

Durante el DeepLab, este selecto grupo pudo, no sólo aprender más sobre Abysm, y las características de su gama de productos, gracias a la formación ofrecida por Alvaro Sánchez, responsable técnico de ABYSM, sino también probarlo, testarlo y dar su opinión al respecto. Al final, lo que todos ellos querían eran “meterle mano” a Abysm.

Deeplab en la masa

Y fue precisamente esto lo que más agradecieron nuestros invitados ya que pocas o casi ninguna marca les permite interactuar como pudieron hacerlo en el DeepLab de ABYSM.

Pero, ¿quiénes fueron los elegidos?

Game It

Darkportu

Eseka

Eloy Gómez

Xunilzita

Además, el DeepLab contó con la colaboración de HyperX y Aorus que nos cedieron algunos de sus productos top: SSD Savage 240 GB, RAM Kit x 2 16GB DDDR4 3466MHZ, 2 x KC1000 240GB M.2, auriculares Cloud Alpha Pro gaming y ratón gaming Pulse Fire FPS en el caso de HyperX y Placas base (Z370 Aorus Gaming 7 y Gaming 3) y tarjetas gráficas (Aorus GEForce GTX 1080 TI) de Aorus.

Sin la confianza depositada en nosotros el Deeplab no habría sido posible. Contar con su respaldo es fundamental para Abysm.

Todos ellos, pero sobre todo los asistentes, que ya forman parte de parte “La Horda de ABYSM”, una comunidad de amantes del hardware de calidad, hicieron del primer DeepLab una experiencia #Godeep.

Por eso queremos repetirla por diferentes puntos de la geografía española.

Y a través de este post os anunciamos que ya podemos confirmar la realización de una segunda edición del DeepLab en Euskal Encounter 2018. Tres días, 26, 27 y 28 de julio donde el Deeplab desplegará toda su artillería pesada para que los asistentes puedan disfrutar de la experiencia clandestina que ya está revolucionando el sector gaming.